viernes, 4 de noviembre de 2016

¡Por fin encontré la cura!

Qué encontrarás en esta entrada?
  • Presentamos Cura: un software libre para el laminado en la impresión 3D.
  • Ventajas sobre otros softwares y primeras impresiones.

El Sr. Altair·Mikoto y yo estábamos preocupados por la resolución de nuestra BQ Hephestos Prusa i3, y es que según las especificaciones, debería tener una precisión mucho mayor que la que estábamos consiguiendo hasta el momento. Una hipótesis bastante plausible era que el problema estuviera relacionado con el software de laminado utilizado y es que, desde el inicio, elegimos Slic3r y nunca consideramos ninguna otra opción. Hoy, hemos abierto nuestros horizontes y hemos descubierto Cura.

Antes de entrar a alabar las bondades de Cura, me gustaría indicar que posiblemente los malos resultados obtenidos con Slic3r fueran debidos al desconocimiento por mi parte a la hora de configurarlo, y que Repsnapper nunca lo usé para laminar, sino sólo para previsualizar. Aún así, creo que hay puntos en los que Cura es claramente superior.

Lo primero que llama la atención de este software multiplataforma gratuito (sólo requiere registro mediante correo electrónico) es su ligereza y sencillez. Tanto a Slic3r como a Repsnapper les cuesta bastante mover ciertos archivos de geometrías complicadas, con demasiadas caras: los tiempos de respuesta de estas aplicaciones llegan a ser desproporcionados y consumen gran cantidad de recursos del ordenador. Cura trabaja en un tiempo muy razonable con archivos de este tipo sin problemas.

Opciones básicas de Cura

Tiene una serie de controles básicos que, sin ánimo de ofender a nadie, podrían considerarse "for dummies". Si la impresora viene entre las preconfiguradas (hay varias opciones populares disponibles), la primera vez que abres el programa la eliges con un click y ya te viene cargada en el combo correspondiente. Eliges el material, la calidad entre varios estándares, el relleno y en 4 clicks (click arriba, click abajo) tienes listo el archivo G-Code para guardarlo (se va generando en paralelo y, como he comentado, no tarda demasiado incluso con geometrías complicadas). En resumen: su uso es trivial (en el sentido más realista y menos pedante del término).

Ahora bien, si esto se nos queda corto, tenemos, como en otros programas, la posibilidad de meter las manos en la masa con las opciones avanzadas.

Opciones avanzadas de Cura

Es aquí donde Slic3r tiene algún punto a su favor, y es que cuenta con más opciones de configuración avanzada. Sin embargo, sorprende lo bien que funcionan las opciones preconfiguradas en Cura.

La sección (de las ocho que hay) referente a las velocidades de una de las tres pestañas de configuración (configuración de la impresión) de Slic3r.

Sin embargo, Cura no es sólo fácil de usar, a la vez que aceptablemente completo, sino que también es "bonito".


Al detectar la impresora entre las preconfiguradas, la dibuja, dando una idea precisa del tamaño que ocupará el modelo en relación con la máquina y con los márgenes de impresión.

Por último, que es lo que verdaderamente importa, Cura permite aprovechar al máximo las capacidades de la impresora en cuanto a resolución. En este punto aplica el comentario que he hecho al principio: quizás no haya sabido configurar bien Slic3r, pero no han sido pocas las pruebas que he realizado para intentar mejorar los resultados con muy poco éxito en lo que respecta a los pequeños detalles.

Arriba: impresión con G-Code generado por Cura. Abajo-izquierda: modelo 3D. Abajo derecha: impresión basada en Slic3r.

Como ejemplo, sobre estas líneas hay tres imágenes de la misma pieza. En la parte de abajo a la izquierda está el modelo utilizado en los otros dos casos. El caso de abajo a la derecha es mi mejor resultado con Slic3r, mientras que el de arriba es el resultado con los parámetros preconfigurados de buena calidad en Cura. Como se puede apreciar, queda lejos de ser perfecto en ningún caso, pero estamos hablando de detalles relativamente pequeños y se aprecia una clara mejora en el resultado obtenido mediante Cura con respecto al obtenido con Slic3r. Comentar también que este aumento de la calidad no ha implicado un aumento en el tiempo de impresión. Ambas impresiones se realizaron aproximadamente en un tiempo de 10 minutos.

Para finalizar, tras quedar tan sorprendido por Cura me ha entrado curiosidad por ver qué impresoras construye la gente de Ultimaker (la empresa que ha realizado el programa). Os dejo el siguiente vídeo, que me ha dejado tan boquiabierto como impotente al comprobar que la calidad se paga (entre 3.000 y 4.000 €).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Querido astarothista!,

Si te ha gustado la entrada y quieres dejar constancia de ello, tienes alguna sugerencia para completarla o corregirla, quieres mostrar tu opinión respecto a algo de lo que se haya hablado en esta entrada (con respeto) o simplemente quieres dejarme un mensaje a mi o a la comunidad, no dudes en comentar ;)!

Recuerda que también estamos en Facebook y en Google+.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...