lunes, 5 de diciembre de 2016

Mi experiancia virtual

Qué encontrarás en esta entrada?
  • Método para probar la realidad virtual por unos 10€.
  • Aplicaciones recomendadas para la realidad virtual por móvil.

Últimamente se está poniendo de moda la Realidad Virtual como futuro del entretenimiento audiovisual. Los sistemas de PlayStation, o de Oculus, se muestran como alternativas bien posicionadas en un creciente océano de oferta tecnológica, pero existe una respuesta aceptablemente buena y mucho más barata para poder disfrutar de la realidad virtual.


¿Cómo probar la realidad virtual por unos 10€ en casa? 


Supondremos que tenemos previamente un móvil con los sensores adecuados para este tipo de tecnología (giróscopos, acelerómetros...). El sistema más barato para disfrutar de la realidad virtual es Google Cardboard. Se trata de un soporte de cartón en el que se puede meter el móvil y que, con unas lentes que lleva incrustadas en su estructura, permite disfrutar de la realidad virtual que ofrecen ciertas aplicaciones de las que hablaremos más abajo. Buscando bien, se puede obtener este sistema (o variantes del mismo) por un par de euros.


Vamos a aumentar un poquito más nuestro presupuesto, y por unos 10€ encontramos ofertas de gafas vrBOX. Estas gafas parten de la misma idea: un soporte para poner el móvil con unas lentes, pero su construcción es algo más sofisticada.


Tienen un sistema para regular la distancia entre los cristales para un mejor visionado, si bien es verdad que este sistema de "ajuste fino" es bastante tosco. En mi experiencia personal, su uso prolongado puede ser incómodo e incluso causar molestias en la visión que perduren después de su uso, por lo que se recomienda el uso moderado. En cualquier caso, por 10€, es una opción a tener en cuenta para aquel que quiera un primer contacto con la realidad virtual.
 

Vídeos y material de visionado


En principio, lo novedoso de este asunto es que el ángulo del vídeo expuesto sea tan amplio que no se pueda visualizar con un punto de vista fijo, sino que haya que rotar el punto de vista para poder contemplar toda la estampa. La ilusión de inmersión se consigue al asociar el giro de nuestra cabeza (a través de los sensores del dispositivo) con el giro del punto de vista en igual medida, de tal manera que al mirar hacia la izquierda, veamos la escena que transcurriría en esa sección del vídeo. Suele presentarse con dos canales (izquierda-derecha o arriba-abajo) que, si estuvieran ligeramente desplazados el uno del otro, crearían una ilusión de profundidad 3D al proyectarse a cada ojo por separado.

Dentro de la oferta de vídeos que se etiquetan como "realidad virtual" en Internet podemos encontrar algunos en los que ambos canales son iguales (el equivalente una señal de audio "mono"), en cuyo caso perderíamos la sensación de profundidad 3D. Los hay también que no llegan a los 180º, y aquellos que abarcan la totalidad de la burbuja que te envuelve (360º).
 
También comentar que no sólo son vídeos lo que se puede ver con esta tecnología. Las fotos 360º que pueden hacer algunos dispositivos (como algunos móviles), también pueden verse con esta tecnología.

Por último, existen juegos, como comentaremos más abajo.


Las Aplicaciones Android


Como he comentado, este método depende de disponer previamente de un móvil con acelerómetros y giróscopos que permita detectar el movimiento de tu cabeza. Si es así, se le pueden instalar ciertas aplicaciones que permitan disfrutar de la realidad virtual. Quería destacar dos aplicaciones que me parecen especialmente interesantes:

  • Fulldive: Vale, tengo las gafas, tengo el móvil... ¿qué puedo ver ahora? Esto no es problema con Fulldive, ya que cuenta con buscadores que indexan y clasifican vídeos para que puedas verlos directamente en streaming. Ese es uno de los puntos fuertes de esta aplicación: no es un mero reproductor, sino que facilita el acceso a contenido online. Además, su interfaz está muy trabajada y es fácil de usar sin necesidad de mandos u otros accesorios que a veces se venden con las gafas. Como pega pondría que creo que tiene alguna carencia precisamente al reproducir vídeos en local, concretamente los de ángulos pequeños (180), en los que se perdía el efecto de la profundidad.



  • VaR's VR Video Player: Este es un poco el extremo opuesto al anterior: si quieres ver vídeos, debes tenerlos almacenados en local ya que no dispone de buscador online. Además, su estética es un poco burda. Dicho esto, es la mejor opción que he encontrado para reproducir vídeos en local. No me ha dado ningún problema con e 3D, se calienta menos al trabajar a pleno rendimiento que Fulldive, dispone de un gran número de opciones para configurar el visionado de forma correcta, etc.



En resumen: si lo que deseamos es navegar por contenido nuevo para verlo en streaming, Fulldive es tu opción. Si tenemos los vídeos ya descargados al móvil, usaría claramente VaR's VR Video Player.

Por último hablaré un poco de los juegos. No he usado mucho esta tecnología para jugar, entre otras cosas porque me veo limitado al no tener mando, pero sí quería destacar el siguiente.

  • Voxel Fly: Se trata de un juego "de navecitas". No podemos decir que destaque por sus gráficos, ya que está hecho a base de polígonos simples, pero es innegable que es divertido por su método de juego. Con las gafas puestas, giras la nave con los movimientos de tu cabeza, dirigiéndola entre estrechos arrecifes de cubos cada vez a mayor velocidad.


Y hasta aquí mi experiencia personal con la realidad virtual. Seguro que en los próximos años veremos cosas realmente impactantes. Esperaremos expectantes esos tiempos que han de venir.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Puerta a las Estrellas

Qué encontrarás en esta entrada?
  • Modelado e impresión 3D de un Stargate.

Llevo una temporada inmerso en el universo Stargate, y es que he redescubierto la excelente serie de finales de los 90's protagonizada por el actor de MacGyver.


Influenciado por la carismática producción televisiva, he sentido la llamada para construir mi propio Stargate.

Un Stargate original es un círculo hecho de un semiconductor extraterrestre llamado naquadah. En él hay un anillo giratorio interior con 39 símbolos jeroglíficos que se agrupan habitualmente en secuencias de 7, fijadas por unos marcadores llamados chaurones. Estas secuencias (6 coordenadas para el destino y una que indica el punto de origen) funcionan como un "teléfono" que llama de un Stargate a otro generando un agujero de gusano entre ambos por el que se puede viajar largas distancias de manera casi instantánea.

Dicho esto, seguí mi procedimiento habitual para la impresión 3D:

1.- Busco en Internet modelos planos, imágenes en las que pueda basarme para el diseño.

2.- Estudio cual es la mejor forma de imprimirlo, evitando que haya huecos vacíos en la dirección de "crecimiento" de la figura que, aunque puedan ser solucionados con material de relleno, son potencialmente problemáticos. Determino finalmente en cuántas piezas tengo que realizar la figura y qué formas tendrían cada una de ellas.

3.- Una vez que tengo clara la idea de cómo hacerlo, realizo el diseño 3D en Blender.

Diseño en Blender

Resultado digital del diseño en Blender

4.- Con el modelo 3D finalizado, exporto cada pieza a STL (Blender da la opción de hacerlo).

5.- Con un programa de laminado, como Slic3r o Cura (como descubrimos en la última entrada), convierto el modelo 3D en unas órdenes capa a capa inteligibles por la impresora 3D (pasamos de un archivo STL a un G-Code).

Laminado por Slic3r del anillo interior

Laminado por Cura del diseño final de la base (con una columna cortada)

6.- Compruebo el resultado con GCodeSimulator, el cual me da una idea de cómo va a salir la impresión y del tiempo que va a llevar.


7.- Imprimo.

8.- Por último, pinto y ensamblo las piezas.



¡Y ya tenemos nuestro propio Stargate para viajar por la galaxia!

El resultado es el siguiente:





viernes, 4 de noviembre de 2016

¡Por fin encontré la cura!

Qué encontrarás en esta entrada?
  • Presentamos Cura: un software libre para el laminado en la impresión 3D.
  • Ventajas sobre otros softwares y primeras impresiones.

El Sr. Altair·Mikoto y yo estábamos preocupados por la resolución de nuestra BQ Hephestos Prusa i3, y es que según las especificaciones, debería tener una precisión mucho mayor que la que estábamos consiguiendo hasta el momento. Una hipótesis bastante plausible era que el problema estuviera relacionado con el software de laminado utilizado y es que, desde el inicio, elegimos Slic3r y nunca consideramos ninguna otra opción. Hoy, hemos abierto nuestros horizontes y hemos descubierto Cura.

Antes de entrar a alabar las bondades de Cura, me gustaría indicar que posiblemente los malos resultados obtenidos con Slic3r fueran debidos al desconocimiento por mi parte a la hora de configurarlo, y que Repsnapper nunca lo usé para laminar, sino sólo para previsualizar. Aún así, creo que hay puntos en los que Cura es claramente superior.

Lo primero que llama la atención de este software multiplataforma gratuito (sólo requiere registro mediante correo electrónico) es su ligereza y sencillez. Tanto a Slic3r como a Repsnapper les cuesta bastante mover ciertos archivos de geometrías complicadas, con demasiadas caras: los tiempos de respuesta de estas aplicaciones llegan a ser desproporcionados y consumen gran cantidad de recursos del ordenador. Cura trabaja en un tiempo muy razonable con archivos de este tipo sin problemas.

Opciones básicas de Cura

Tiene una serie de controles básicos que, sin ánimo de ofender a nadie, podrían considerarse "for dummies". Si la impresora viene entre las preconfiguradas (hay varias opciones populares disponibles), la primera vez que abres el programa la eliges con un click y ya te viene cargada en el combo correspondiente. Eliges el material, la calidad entre varios estándares, el relleno y en 4 clicks (click arriba, click abajo) tienes listo el archivo G-Code para guardarlo (se va generando en paralelo y, como he comentado, no tarda demasiado incluso con geometrías complicadas). En resumen: su uso es trivial (en el sentido más realista y menos pedante del término).

Ahora bien, si esto se nos queda corto, tenemos, como en otros programas, la posibilidad de meter las manos en la masa con las opciones avanzadas.

Opciones avanzadas de Cura

Es aquí donde Slic3r tiene algún punto a su favor, y es que cuenta con más opciones de configuración avanzada. Sin embargo, sorprende lo bien que funcionan las opciones preconfiguradas en Cura.

La sección (de las ocho que hay) referente a las velocidades de una de las tres pestañas de configuración (configuración de la impresión) de Slic3r.

Sin embargo, Cura no es sólo fácil de usar, a la vez que aceptablemente completo, sino que también es "bonito".


Al detectar la impresora entre las preconfiguradas, la dibuja, dando una idea precisa del tamaño que ocupará el modelo en relación con la máquina y con los márgenes de impresión.

Por último, que es lo que verdaderamente importa, Cura permite aprovechar al máximo las capacidades de la impresora en cuanto a resolución. En este punto aplica el comentario que he hecho al principio: quizás no haya sabido configurar bien Slic3r, pero no han sido pocas las pruebas que he realizado para intentar mejorar los resultados con muy poco éxito en lo que respecta a los pequeños detalles.

Arriba: impresión con G-Code generado por Cura. Abajo-izquierda: modelo 3D. Abajo derecha: impresión basada en Slic3r.

Como ejemplo, sobre estas líneas hay tres imágenes de la misma pieza. En la parte de abajo a la izquierda está el modelo utilizado en los otros dos casos. El caso de abajo a la derecha es mi mejor resultado con Slic3r, mientras que el de arriba es el resultado con los parámetros preconfigurados de buena calidad en Cura. Como se puede apreciar, queda lejos de ser perfecto en ningún caso, pero estamos hablando de detalles relativamente pequeños y se aprecia una clara mejora en el resultado obtenido mediante Cura con respecto al obtenido con Slic3r. Comentar también que este aumento de la calidad no ha implicado un aumento en el tiempo de impresión. Ambas impresiones se realizaron aproximadamente en un tiempo de 10 minutos.

Para finalizar, tras quedar tan sorprendido por Cura me ha entrado curiosidad por ver qué impresoras construye la gente de Ultimaker (la empresa que ha realizado el programa). Os dejo el siguiente vídeo, que me ha dejado tan boquiabierto como impotente al comprobar que la calidad se paga (entre 3.000 y 4.000 €).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...