domingo, 25 de septiembre de 2016

¿Cómo poner una web en marcha?

Qué encontrarás en esta entrada?
  • ¿Cómo diseñar una página web sin partir de cero?
  • ¿Cómo alojarla para compartirla con el mundo?
  • Cambios en Astaroth's Photography siguiendo estas indicaciones. 

Recientemente he querido modernizar mi website de fotografía, Astaroth's Photography. Más adelante, en esta misma entrada, os hablaré de ello, pero ahora quería abordar el tema de cómo poner en marcha un web de forma rápida y sencilla.


Evidentemente, hay muchas respuestas válidas a lo anterior, dependiendo del grado de profesionalidad que queramos y del dinero que estemos dispuestos a gastarnos en ello, pero aquí vamos a hablar de una solución sencilla y gratuita para poner en marcha una pequeña web de manera rápida y satisfactoria.

Antes de empezar, agradecer a Altair·Mikoto el soporte que me ha prestado con este tema.


¿Cómo poner una web en marcha?

Paso 1: diseñar la web

Para ello, no vamos a empezar desde cero, sino que vamos a partir de los ejemplos de Bootstrap.


Lo primero que haremos será acceder a la página de Bootstrap y descargárnoslo donde pone "Download Bootstrap". Esta acción descarga una serie de archivos que serán necesarios para los pasos siguientes.

En la misma carpeta donde se han descargado los archivos anteriores, guardamos el código HTML de alguna de las páginas de ejemplo que nos gusten de Bootstrap. Una forma de hacer esto es meternos en una de estas páginas, mostramos el código HTML (en Firefox se hace con la combinación "Ctrl+u"), lo copiamos y pegamos en un archivo en nuestra carpeta de trabajo llamado, por ejemplo, "index.html".

Ejemplos en Bootstrap

En el código veremos que se hace una llamada a un archivo ".css". Será necesario también descargar este archivo, porque incluye la información sobre el diseño de la página.

Después, modificamos al gusto el código para adaptarlo a nuestras necesidades. Este paso puede ser complicado para alguien que, como yo, tiene unos conocimientos muy básicos o nulos sobre HTML/css, pero en Internet hay millones de webs que te ayudan en lo que necesites: basta con recurrir al buscador de Google.

Supongamos que, al final de este paso, tenemos diseñada nuestra web en local. Ahora hay que ponerla en Internet.


Paso 2: Hosting/dominio

Aquí hay una gran variedad de alternativas para todos los gustos y carteras. La que mejor se adaptaba a mis necesidades es el plan gratuito de Hostinger. Este servicio nos soluciona dos problemas de una vez y de manera gratuita:

  • Hostig: nos permite alojar los archivos que ya teníamos funcionando en local al final del paso 1.
  • Dominio: nos proporciona una dirección gratuita a través de la cual la gente pueda acceder a estos archivos.

Como es lógico, al ser un plan gratuito presenta sus limitaciones, pero en principio no son  limitaciones relevantes de cara a montar una pequeña web personal. Quizás lo que más me ha fastidiado a mi sea la elección del dominio gratuito: pocas opciones y no demasiado atractivas, pero... ¡es gratis! Al final me decanté por ".esy.es".

Si queremos superar estas limitaciones deberemos acceder a un plan de pago.

Una vez que nos hemos registrado en el plan gratuito de Hostinger, sólo tenemos que ir a las herramientas que nos proporcionan y seleccionar "Importar sitio".


Se comprimen los archivos que habíamos generado en local en un ".zip", y se arrastran directamente a la herramienta de importación. ¡Ya está! Así de sencillo: lo que teníamos en local ya estaría en Internet accesible a todo el mundo.


Astaroth's Photography

A continuación os hablaré un poco de Astaroth's Photography.

Algunos a lo mejor recordáis aquel primer intento en Winx. El 15 de mayo de 2010 veía la luz mi primer porfolio fotográfico, aunque la navegación era pesada y el diseño bastante mejorable.

Astaroth's Photography en Winx (15/05/2010)

El 12 de junio de 2011 creé un Google site con mi nuevo porfolio. Éste incluía nuevas funcionalidades y presentaba mayor flexibilidad en el diseño, aunque terminó quedando con un aspecto bastante poco amigable y algo recargado.

Astaroth's Photography en Google Sites (12/06/2011)

El mantenimiento era también bastante complicado, porque dependía de aplicaciones externas que dejaron de funcionar a lo largo del tiempo.

Ayer, 24 de septiembre de 2016, presenté mi nuevo intento, en este caso desarrollado tal y como se cuenta en la primera parte de esta entrada.

Astaroth's Photography basado en Bootstrap (24/09/2016)

Creo que en esta ocasión presenta un estilo más sencillo, limpio y de fácil lectura, sin renunciar a mostrar toda la información y enlaces que se deseaba.

Si quieres, puedes echar un vistazo en:

domingo, 28 de agosto de 2016

A donde me lleve la fotografía

Qué encontrarás en esta entrada?
  • Tutorial para añadir una etiqueta GPS con la localización de forma automática a tus fotos.

Llevo años pensando en comprarme un GPS para la cámara. Un trasto grande, incómodo y caro con el objetivo de que mis fotos de paisaje queden localizadas de forma automática. Por otro lado, llevo años grabando en GPS mis salidas fotográficas, para ver por donde he ido caminando. Que tonto me siento ahora al descubrir que no era en absoluto necesario comprar más cacharros.

Captura de Panoramio, al subir una imagen geolocalizada por el método que contamos en este post

Os voy a enseñar desde Linux, por línea de comandos, cómo podéis añadir una etiqueta de localización a todas vuestras fotos de golpe. Para ello, sólo es necesario:

i) Una cámara puesta en hora.
ii) Un GPX con el recorrido que hemos hecho.

El primer punto es sencillo: comprobar que la cámara está puesta en hora antes de salir a hacer las fotos, porque esta marca de tiempo quedará insertada en cada imagen y será el dato por el que se cruce la información.

El segundo punto trata de grabar vuestro recorrido en formato "GPX". Esto se puede hacer de muchas formas, por ejemplo, con una de las múltiples aplicaciones para el móvil, como OruxMaps (que siempre recomiendo por su gran completitud), u otras de uso más sencillo. El caso es que una vez realizada la ruta la exportamos a formato "GPX" y con él vamos a trabajar.

Será necesario tener instalado exiftool. Con esta utilísima herramienta, sólo tendremos que escribir:

exiftool -geotag=DATA.gpx *.jpg

Donde "DATA.gpx" es el archivo con la ruta y supongo que está en la misma carpeta que las fotos, en formato "*.jpg". De esta manera, de golpe, se cruzan los datos de las horas de las tomas de las fotos con el recorrido GPX y se añade una marca de lugar en las etiquetas EXIF de las imágenes. Todas nuestras fotos localizadas de golpe. Ya las podemos subir, por ejemplo, a Panoramio sin preocuparnos de localizarlas a mano (¡la de tiempo que he perdido con eso!).

Datos EXIF GPS antes de la operación

Datos EXIF GPS después de ejecutar el comando

¡Espero que os haya sido útil!

lunes, 25 de julio de 2016

Dejándome caer por la casa del marqués

Qué encontrarás en esta entrada?
  • Experiencia de mi visita al Museo Cerralbo.
  • Un poco de historia del museo y el marqués.
  • Fotos de la exposición. 


Ayer estuvimos en el Museo Cerralbo, museo que recopila la colección del Marqués de Cerralbo, Enrique de Aguilera y Gamboa.

Enrique de Aguilera y Gamboa vivió desde 1845 a 1922, y fue un Grande de España, es decir, perteneció a uno de los estratos más altos de la aristocracia de la época, sólo por debajo de la figura del rey y los infantes. De afán coleccionista, tras su muerte, gran parte de sus piezas de arqueología fueron donadas al Museo Arqueológico Nacional (muy recomendable también su visita). Otras, junto con su palacio de la calle Ventura Rodriguez, fueron donadas al estado siendo origen del museo que ahora nos ocupa, el cual abrió sus puertas en 1944.

En vida fue un político carlista, arqueólogo, historiador e incluyo escribió poesía. Como arqueólogo, financió varias excavaciones españolas y facilitó las investigaciones de científicos extranjeros en en país, llegando a obtener cierto reconocimiento a nivel internacional por sus trabajos en este campo.

El Museo Cerralbo es una visita  por su palacio. Más que valorarlo como "museo" en sí, para mi su interés reside principalmente en el retrato de cómo vivía la alta aristocracia de la época.

Nada más entrar, su recibidor nos abruma con una sobresaturación de ornamentación que será la marca de la residencia. Una lujosa escalera, bustos, enormes cuadros, lámparas de araña, columnas, elaborados capiteles, esculturas, escudos heráldicos, etc.





El lujo no nos para de perseguir durante toda la visita. Llaman la atención los sofisticados relojes que hay por toda la casa en funcionamiento.





Son relojes que aún hoy se mantienen en perfecto estado funcional, de distintas tecnologías, con elaborada mecánica en muchos casos a la vista (como era propio del s.XIX).

Como hemos comentado, el marqués era arqueólogo y aficionado al coleccionismo, por lo que no debe sorprender que podamos ver en su casa grandes colecciones con varias salas dedicadas a la arqueología y las antigüedades tanto de origen nacional como más exóticas.






También cuenta con una interesante armería donde podemos encontrar armaduras, espadas y antiguas armas de fuego, entre otras cosas.


Como he comentado al principio, más que como "museo" yo lo veo como una residencia con  un enorme valor en lo referente al retrato de las clases altas de la época. Lo que a mi juicio lo distancia de un "museo" es especialmente la clasificación y exposición de los objetos. Si bien ha quedado constancia en la historia de los nuevos métodos de catalogación que introdujo el aristócrata en el proceder de la arqueología española, no parece haberse trasladado el mismo rigor a la actual exposición que se muestra en su palacio. Esto se hace especialmente patente en la armería, donde aparenta haber piezas de excepcional interés expuestas en partes poco visibles, amontonadas y sin una clara catalogación.

Estancias que parecen decoradas con el esmero de una iglesia, con lienzos murales pintados a mano representando escenas costumbristas u oníricas, nos roban la atención en este punto de la visita.





Sin embargo, la joya de la corona es el salón de baile. Sus techos están decorados con impresionante detalle, conteniendo incluso una imagen del propio marqués bailando. Dichos detalles, junto con las luces, se reflejan en los múltiples espejos, todo ello bañado por el dorado predominante en la sala que hace de ésta una estancia con un ambiente único.





Si bien, por decir algo menos positivo, es cierto que se me antoja un tanto pequeña para la grandeza en general de la residencia.

En resumen, una visita bastante interesante que nos transporta al lujo con el que vivía la alta sociedad de la época. Es para el viandante tan realmente sorprendente lo que se oculta tras las paredes de este singular edificio madrileño, que debería ser visita obligada para todo curioso.

____________________________________________________________

Fuentes:
____________________________________________________________
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...