lunes, 14 de octubre de 2019

Mercado Cervantino 2019

Qué encontrarás en esta entrada?
  • Breve análisis del Mercado Cervantino 2019.
  • Fotos del evento.

¡Ohhh! El Mercado Cervantino ya se acabó y la vuelta al siglo XXI puede que no sea fácil para muchos de nosotros. Como algunos ya sabréis, soy un gran fan de este evento anual e intento hacer una cobertura completa desde el punto de vista fotográfico por Twitter y AsPhBlog.


He revisado mis conclusiones del año pasado (lo bueno y lo malo) y quería hacer un repaso de cómo ha sido para mi esta edición 2019.

En primer lugar, recordar que estamos hablando del mercado temático de mayor extensión de Europa, con una ambientación entre lo medieval, lo renacentista, y lo fantástico, aunque en el fondo intenta emular los años en los que vivió nuestro más ilustre complutense, Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616). En concreto, la fecha a recordar es el 9 de octubre de 1547, día en el que se registró el bautismo del escritor en la Parroquia de Santa María la Mayor. Este edificio fue parcialmente destruido durante la Guerra Civil, pero se consiguió salvar el registro parroquial con la prueba de que el autor de El Quijote (y otros familiares) fuero bautizados en esta iglesia. Hoy, el acto principal de esta festividad (la "Procesión Cívica") consiste en transportar el acta de bautismo del ayuntamiento a la Capilla del Oidor.

Procesión Cívica de 2019, transportando la partida de bautismo de Miguel de Cervantes

Una ver hecho el repaso histórico de rigor, ¿qué fue lo malo del año pasado? Entonces principalmente destacaba tres puntos: las obras, la planificación de eventos y la polémica de los animales.

Respecto a las obras, decir que por fin están terminadas y no hemos visto los contenedores mal escondidos en plena Plaza Cervantes como el año pasado. Al contrario, este año el centro ha recibido a los visitantes con calles nuevas de gran amplitud.

Contenedores que daban muy mala imagen en 2018

Calle Libreros renovada en 2019

La planificación de eventos ha sido irregular en mi opinión. Algunos artistas han cumplido muy escrupulosamente sus horarios, pero creo que este año también se han saltado muchos eventos programados. El efecto de las "horas valle" era evidente: había franjas de tiempo en las que las actividades eran inexistentes pese a estar programadas de manera uniforme entre las 12:00 y las 14:00, y entre las 18:00 y las 23:00 más o menos (ver el programa). Pese a ello, creo que en general ha habido una leve mejora con respecto al año pasado.

En relación a la polémica con los animales, poco puedo decir. Simplemente dar testimonio de que ha seguido habiendo camellos en esta edición, así como burros, rapaces, etc., y que hubo una manifestación al respecto unos días antes del evento.


Aunque no me consta que este año haya habido ninguna tragedia con ningún animal.

Por otra parte, entre las cosas malas de este año hay que añadir los crecientes olores del vertedero. Alcalá de Henares tiene un vertedero que recoge la basura urbana de todos los municipios de alrededor. Así ha sido durante años, pero a día de hoy, ha sobrepasado su carga máxima y representa un riesgo para la salud.


Los gases que emanan de una basura no tratada se traducen en un hedor cada vez más insoportable y potencialmente nocivo que ha estado afectando sobre todo al barrio de Nueva Alcalá. Sin embargo, en este mercadillo (y aunque los miles de visitantes no se hayan dado cuenta por la mezcla con el olor a fritanga) en el centro también se ha notado. Precisamente el día de Cervantes parece que se estaban estudiando soluciones al problema.

Y en relación a lo bueno, el año pasado comentaba las enormes posibilidades fotográficas que representa este evento, y así ha sido también en 2019. Creo que mi foto favorita de esta edición ha sido la siguiente, de la serie sobre el Dragón Bishuck (un espectáculo de Human no Limits).

Bishuck Keeper by O. R.G. on 500px.com

No puedo dejar de ver en ella cierta reminiscencia con la famosa escena de Jurassic World de la bengala (referencia a su vez a la escena original de la película Jurassic Park).


Además de ser mi foto favorita, creo que fue también el espectáculo que más me gustó del mercado. Realmente impresionante ver esa mole moviéndose entre las viejas calles de Alcalá, aderezado con petardos y botes de humo de colores.

En la categoría de comedia, lo que más me ha divertido quizás hayan sido los del Rataurante ambulante (de Tartaruga). Esta extraña pareja iba ofreciendo con bastante gracia brochetas de rata a los visitantes del mercado.



Las danzas de Neftis Paloma son siempre realmente espectaculares. Ya la vimos en 2017 y este año nos ha vuelto a deleitar con espectáculos llenos de color, movimiento y fantasía.


Otro punto a destacar han sido los conciertos del 2º Encuentro Internacional de Música Celta. Concretamente, nosotros fuimos a ver a Albaluna y yo lo disfruté un montón.


Por último, creo que este año han puesto foco en los números de fuego, ya que muchos artistas llenaban las noches con este tipo de espectáculos. Es el caso de Human no Limits, La Nariz Roja y Neftis Paloma.




Como digo, he disfrutado mucho con esta edición del Mercado Cervantino. Un viaje en el tiempo lleno de espectáculos increíbles que no dudaré en repetir el año que viene. Hasta entonces, recordad que podéis ver en AsPhBlog mis fotos de ésta y otras ediciones del mercadillo, así como echar un ojo a mi selección de fotos en Google Photos.

lunes, 7 de octubre de 2019

Todos los caminos llevan a Villarejo

Qué encontrarás en esta entrada?
  • Comparación entre tres medidas GPS de un mismo recorrido realizadas con dos dispositivos distintos.
  • Ubicaciones de Google: una poderosa fuente de datos, pero no siempre fiable.

En la anterior entrada os hablada de mi último paseillo (Orusco - Villarejo). Allí os mostraba la ruta que seguí, pero he caído en que para esa excursión en concreto tengo tres juegos de datos "distintos", así que me he puesto a compararlos (zoom en el mapa de abajo para ver las diferencias).


Los juegos de datos

El primer juego de datos es el de Oruxmaps (en el mapa está en rojo). Este es el que suelo considerar más fiable. Los datos son obtenidos mediante el GPS del móvil (SAMSUNG Galaxy Note 9), teniendo configurada la frecuencia y otros parámetros en la aplicación.


El segundo juego de datos es el del smart watch Samsung S3 Frontier (azul), que son adquiridos mediante la aplicación S-Health. Esta fuente es completamente independiente, porque llevé reloj y teléfono desconectados entre sí. Esto hizo que el reloj gastase muchísima más batería ya que tenía que utilizar su GPS integrado, en lugar de leerlo del GPS del móvil. Con lo cual, son dos juegos de datos completamente independientes.

El tercer juego de datos (negro) es un poco "trampa". Se trata de los datos que automáticamente guarda Google en su historial de ubicaciones y que, como he comentado en anteriores ocasiones, podéis descargar y utilizarlo a vuestro antojo. La "trampa" es que estos datos se obtienen del mismo GPS del móvil que está leyendo Oruxmaps, salvo que con unos parámetros distintos de guardado. Esto hace que básicamente sea la misma ruta con un mayor espaciado entre punto y punto.

Análisis visual

En primera instancia, aparentemente el GPS del reloj da un resultado más preciso cuando lo colocamos sobre un mapa. Es decir, la línea azul se desvía menos del trazado de las calles que las líneas roja y negra (recuerdo que estas dos últimas tienen la misma fuente de datos: el móvil).


Sin embargo, hay ocasiones en las que ninguna va por el trazado de la calle.


Lo cual nos deja dos alternativas: todos estos datos GPS tienen un error muy patente a estas escalas, o el mapa es impreciso. Personalmente, y sin ningún motivo para ello, me inclino por una combinación de ambas causas, dándole más peso al error de los GPS.

También hay alguna ocasión en la que las líneas asociadas a las medidas del móvil se ajustan mejor que las del reloj, pero siendo justos, es en mucho menor proporción.


En el tramo de la iglesia de Carabaña se ve perfecto. Este error lo vi a tiempo real, mientras hacía la ruta, despistándome bastante.


Lo primero, aclarar que los mapas de Google no están exentos de errores y aunque aperezca la iglesia en la esquina inferior izquierda, realmente es el edificio del centro del mapa (en Valdaracete el error es aún peor, parece que Google quisiera escondernos las iglesias xD). El caso es que bordeé la iglesia haciendo un círculo  (aproximadamente, la línea azul), pero en el GPS del móvil aparecía algo bastante más raro, como se ve arriba.


Comparación de estadísticas

Los datos según cada fuente, son los siguientes.

ORUXMAPS

  • Distancia: 28,0 km
  • Duración: 8 horas, 22 minutos y 23 segundos
  • Velocidad media: 3,3 km/h
  • Elevación mínima: 575 m
  • Elevación máxima: 788 m
  • Ascenso total: 736 m
  • Descenso total: 595 m

S-HEALTH

  • Distancia: 27,5 km
  • Duración: 8 horas, 22 minutos y 10 segundos
  • Velocidad media: 3,3 km/h
  • Elevación mínima: 539 m
  • Elevación máxima: 751 m
  • Ascenso total: 705 m
  • Descenso total: 559 m

Las de Google no se calculan automáticamente porque el formato de los datos es distinto (KML en lugar de GPX).

Como vemos, los datos son similares, aunque con el reloj he perdido medio kilómetro (tomando como bueno el valor del móvil, que tiene una frecuencia de muestreo mayor, el error del reloj sería menor al 2%). La diferencia de tiempos (13 segundos) se debe claramente al tiempo que tardé en activar/parar cada dispositivo en relación con el otro. La velocidad media coincide, lo que es un buen indicador.

Las elevaciones son un caso a parte. No coinciden ni los valores absolutos (que son unos 36 m mayores en Oruxmaps) ni los acumulados (lo cual no se explicaría simplemente con un error de cero de 36 m). Sin embargo, si coincide la diferencia de cota máxima y mínima (entorno a 213 m).


En cualquier caso, la discrepancia en la altitud y sus cálculos derivados no es nada nuevo. Abajo os muestro el análisis de GPSies con los mismos datos.



El misterio de Google

Investigando sobre el tema, me he dado cuenta de algo curioso: ¡Google nos miente en el historial de ubicaciones! Y lo peor es que muestra burdas medidas del GPS, dando la apariencia de una falta enorme de precisión, cuando realmente cuenta con datos bien precisos. Me explico mejor bajo el GIF.
 
 
Como veis, en un tramo en el que estoy realizando mediciones continuas con el GPS del móvil, Google aprovecha esas medidas precisas y guarda con detalle el recorrido (línea negra del mapa con varias líneas). Sin embargo, se ve que a la hora de mostrarlo en el historial de ubicaciones, prima la necesidad de encajar con alguno de los puntos definidos en los mapas de Google.
 
Esto puede ser útil para medidas menos precisas: al pasar cerca e una pizzería a la hora de cenar, y salir de allí una hora después, aunque el GPS no te marque dentro de la pizzería podría ser buena idea sugerir que has estado cenando en ese local. Sin embargo, alterar medias precisas en un caso como este sólo consigue distorsionar los recorridos y acortar las distancias, de manera que hace menos fiable las estadísticas que se muestran en esa sección.
 

Conclusiones

Basándome en el análisis visual, diría que el GPS del reloj tiene más precisión que el del móvil, si bien es verdad que la diferencia es pequeña, que el reloj también falla a veces, que no se puede configurar la frecuencia de muestreo en S-Health (según creo, y esto se traduce en un acortamiento irreal de las distancias), que no se pueden añadir waypoints y que el consumo de batería es excesivo. Por todo ello, aunque intentaré seguir tomando ambas medidas en paralelo, creo que seguiré usando los valores de Oruxmaps desde el GPS del móvil.

Como vimos en una entrada anterior, los datos de la altitud no son buenos en ningún caso. Lo más aproximado que hay (a juzgar por lo marcado en los mapas), son los datos que muestra GPSies tras la corrección automática de altitudes que realiza al subir una ruta.
 

 
Y la última conclusión es que no os fiéis de las distancias del historial de ubicaciones de Google, ya que nos roba algún que otro kilómetro. Ya no volveré a mirar con los mismos ojos los kilómetros que me quedan para llagar a la luna.


domingo, 6 de octubre de 2019

Paso a Paso: Orusco - Villarejo

Qué encontrarás en esta entrada?
  • Ruta desde Orusco de Tajuña a Villarejo de Salvanés.
  • Crónica de la experiencia.
  • Fotos del camino. 

Hoy nos embarcaremos en un viaje desde Orusco de Tajuña hasta Villarejo de Salvanés, pasando por Carabaña y Valdaracete. Esta es la crónica paso a paso del mismo.


Lo primero, como siempre, el mapa:


Y para que podáis seguirlo como si la estuvieseis haciendo conmigo, el widget 3D:

(Recordad que podéis girarlo arrastrando con el ratón, acercarlo con la rueda, pausarlo, cambiar la velocidad, avanzar o retroceder a un momento dado, etc.)

Orusco de Tajuña, es un municipio de algo más de 1000 habitantes. De pasado romano (aparece citado en las crónicas de Ptolomeo), perteneció a la jurisdicción complutense hasta 1554.

Hoy, paso por este pueblo de manera un poco fugaz. Son al rededor de las 09:30 de este sábado 5 de octubre de 2019 y me acaba de dejar el bus 326 en una parada en frente de una gasolinera. Me pongo crema solar, activo los GPS y empiezo mi ruta.

Subo por la Calle del Barranquillo para continuar por la Calle del Puente, donde me encuentro con la Parroquia de San Juan Evangelista.



Se trata de una iglesia barroca del s.XVII. Rodeándola por la Calle Juan Carlos I, me topo con una pequeña fuente.


Continúo por la Travesía de los Arcos, donde hay un pequeño salto de agua con un pilón.


Poco a poco, voy saliendo del pueblo por la Calle de la Peña Merina, hasta que me topo con un camino a mi derecha del mismo nombre que la calle. Cambio el asfalto por tierra y piedras, con una pequeña subida de unos 70 m de altura en 800 m de recorrido (~9%).



Tras la subida, un llano me da un poco de descanso disfrutando, además, de las buenas vistas que da la altura previamente alcanzada. Lo único que disturba mi paz es el sonido de lo que parecen ser disparos de cazadores y perros persiguiendo a una presa (o quizás sólo fueran unos petardos y perros ladrando asustados). El camino cambia su nombre por el de Camino Bajo del Robledillo, que incluso llega a desaparecer en algunos tramos debido a que lo tapa el cultivo de olivos. Desde luego, si algo va a ser una constante en esta ruta, son los paisajes de olivos. A estos se les unen algunas encinas, bajo matorral y a lo lejos, en el valle del Tajuña, se ven algunos árboles más propios de zonas más húmedas.






Son las 10:40 y nos acercamos a Carabaña. Antes de llegar, en la parte más alta, me encuentro con una antena de radiofrecuencia y con lo que parece el puesto de vigía de un guardia forestal. Este último consiste en una pequeña caseta con su porche, el cual tiene algunas sillas, un mapa de la zona e incluso una macetita.





Bajando la cuesta, paso por el parque forestal "El Pinar", y acabo entrando en Carabaña.





Carabaña es un pueblo de más de 2000 habitantes. Su origen parece ser romano, quedando como testigos elementos como el Ara de la Plaza de España o la columna del Parque de las Moreras. Más tarde fue una pequeña aldea visigoda de menos de 200 habitantes y, después, fue invadida por los árabes (s.VIII al XII). Tras la reconquista, perteneció al arzobispado de Toledo hasta que Alfonso VIII la cedió a Segovia como pago por su ayuda contra los almohades. El arzobispado de Toledo la recuperó en el s.XIII, formando parte más tarde, como otros municipios de la zona, de la Comunidad de Villa y Tierras de Alcalá. Finalmente obtendría su independencia de la ciudad complutense en 1557. En 1578 Felipe II adquiere Carabaña (que son tierras de la iglesia) para ofertarlas, de manera que son adquiridas por Esteban Lomelín (primer Señor de Carabaña, junto con otras localidades como Ambite, Orusco y Valdilecha).

Carabaña es famosa por su aceite de oliva y por sus aguas medicinales. Estas últimas fueron descubiertas por el vizcaíno Ruperto Chávrri en 1880 durante una cacería. El extraño sabor del agua, junto con los conocimientos farmacéuticos del vizcaíno, llevaron a este hallazgo a alcanzar la medalla de oro en el concurso científico de París (ver más info sobre la historia de Carabaña).

Entro por el Camino Pinos, que pasa a ser el Camino Robledillo, cruzo la Carretera de Campo Real a Brea del Tajo (M-221) y llego a la Plaza de España.



Allí me encuentro el ayuntamiento y un ara romana que forma parte de la fachada de una casa de la plaza.

Continuo bajando por la Calle del Real hasta llegar a la Parroquia de la Asunción de Nuestra señora.





Esta iglesia, que data de antes del s.XIV, está ligada a la figura de Bartolomé Bustamante, ya que éste fue párroco y a la vez el arquitecto que reformó el edificio en el s.XVI.

También veo el Palacio del Virrey, próxima a la iglesia.


Se trata de una casa palaciega, probablemente perteneciente a la familia Barrientos. El nombre puede provenir del hecho de que el Doctor Diego Barrientos, estuvo al servicio de los virreyes de la Nueva España como gobernador de Tlaxcala (México).

De aquí me dirijo al oeste para subir hacia la Ermita de Santa Bárbara.








En la subida, abandonamos el pueblo y ascendemos unos 95 m en un kilómetro de recorrido (~10% de pendiente media), disfrutando de las vistas. Por el camino pasamos unas antenas (en el punto más alto del cerro). La Ermita de Santa Bárbara es un pequeño edificio de piedra de base rectangular y tejado a dos aguas que data del s.XVI.

Bajo de nuevo a Carabaña y me dirijo hacia la Ermita de Santa Lucía. Por el camino me encuentro la anunciada columna romana, aunque la verdad es que está expuesta sin demasiado esmero, de manera que es fácil que pase desapercibida.




La Ermita de Santa Lucía tiene el aspecto de un edificio más nuevo, lo que la hace a mi gusto menos interesante que su compañera montesa.

Son las 12:30. Cruzo con cierta dificultad el llamado "Puente Neoclásico", ya que no parece estar preparado para el paso peatonal, y continúo por el Camino del Bolsero.








Este camino se me hace algo duro. El terreno es muy seco y con poca vegetación. Pese a que no hace el calor de un día de agosto, este post-veranillo de San Miguel ha entrado con bastante fuerza, y el sol pesa en un primer tramo de subida en los que se ascienden unos 209 m en 3 Km de recorrido (~7% de pendiente) de manera continuada. Esta sería la tercera y última cuesta digna de mención en la ruta.



Si bien no son pendientes muy pronunciadas, el calor las hace un poco pesadas (sobre todo, esta última).

Son las 14:20 y estoy ya cerca de Valdaracete. Me encuentro con un bosquecillo de pinos que da una más que agradable sombra entre tanto calor, por lo que decido hacer una parada para comer.


Tras lo cual, continuo hacia el pueblo.

Valdaracete es un pueblo pequeño con al rededor de 600 habitantes. Su historia, como la de otros pueblos de la zona, está ligada a la reconquista por parte del arzobispo de Toledo. Sin embargo, en estas tierras se da un conflicto con la Orden de Santiago, teniendo que llegar a un acuerdo en el reparto de derechos y responsabilidades. En el s.XII, el Val de Aracete estaba englobado en la encomienda de Estremera. Era una zona dedicada a la labranza, con una modesta producción de vino, aceite, cereal y zumaque. En 1328 la localidad sufrió una fuerte despoblación a favor de la próxima Fuentidueña del Tajo. En el s.XV, con a penas un centenar de habitantes, el Val de Aracete pertenecía al Marqués de Mondéjar (Señorío de Estremera). El ducado de Pastrana y Estremera, el ducado de Medinaceli, y el ducado del Infantado, junto con el marquesado de Mondéjar, eran títulos relacionados. A partir del s.XVI y hasta el XVIII, Valdaracete pertenecería al Duque del Infantado. En 1828 queda constancia de que Valdaracete estaba regida eclesiásticamente por el arzobispo de Toledo y pertenecía al partido jurídico de Ocaña. En 1849, con 354 habitantes, el municipio perteneció al partido jurídico de Chinchón. En 1885 se integra en el distrito de Alcalá de Henares para las elecciones de Diputados, aunque para las elecciones a las cortes, se integra en el distrito de Chinchón. Es típico de la zona la artesanía del esparto.

Hay varias teorías sobre el origen de Valdaracete ("Val de Aratece"). La primera es que Acete era un árabe que gobernó la zona, por lo que se llamaría "Valle de Acete" ~ Valdaracete. La segunda es que viene de "Acetum" (amargo en latín), y que su nombre significase "valle amargo", debido a su localización en un páramo propicio para el cultivo de esparto y espliego. La tercera teoría viene de la cantidad de olivos que hay (al menos actualmente) en la zona, y sería que el nombre viene del "Val del Aceite" ~ Valdaracete. Más info.

Me adentro en el pueblo por la Calle de Enmedio hasta la plaza del ayuntamiento.


Allí hay una fuente, así que recargo mi agua. Son las 15:00 y de los tres litros de agua que he cargado esta mañana, ya he consumido algo más de uno. Continúo por la Calle de la Ermita para visitar la Ermita de la Virgen de la Pera.


Por útltimo, regreso a la plaza del ayuntamiento para subir por la Calle de la Iglesia hasta la Parroquia de San Juan Bautista.
 


Se trata de un edificio del s.XVI atribuido a Juan de Herrera (arquitecto de El Escorial).

No me quedo mucho más en el pueblo. Salgo por donde he entrado, salvo que tras pasar el bosque donde he comido, continúo por el Camino Cabeza Blanca. Me topo con un extraño merendero. Lo que le hace extraño es que esté a pleno sol (no parece un sitio muy agradable para descansar), pero además, tiene todas las mesas rotas.



La siguiente parte la hago ya un poco por inercia. El calor acumulado me pasa factura, el paisaje se me hace algo monótono (todo son campos de olivos) y voy caminando sin tomar muchas fotos ni ser muy consciente de lo que me rodea. Sólo recuerdo de este tramo haber pasado por la zona de cuarentena de la bacteria Xylella fastidiosa, que por lo visto es inocua para personas y animales, pero letal para los olivos.


Finalmente llego a la Carretera de Villarejo de Salvanés a Estremera (M-222), que es mi entrada al pueblo.

Villarejo de Salvanés es un pueblo grande de más de 7000 habitantes. La primera constancia que se tiene de este territorio es la de la donación el 23 de abril de 1099 del Valle de Salvanés al arzobispo de Toledo por parte del rey Alfonso VI. La zona ha sido testigo de la reconquista, y por ella se instala la Orden de Santiago. En el s.XIII, la Orden de Santiago decide fortificar la antigua atalaya, y atrae con ello a un grupo de habitantes del Valle de Salvanés que conforman lo que más tarde sería Villarejo de Salvanés. De la unión de las aldeas cercanas surgen las encomiendas, destacando la Encomienda Mayor de Castilla, de la cual es sede Villarejo de Salvanés. Durante el s.XVI la localidad alcanza su máximo explendor, que queda reflejado en su arquitectura, muestra de la importancia que en su día tuvo (más info).

Accedo por la Calle Mayor y me desvío hacia la izquierda por la Calle de la Ermita. Allí me encuentro con la Ermita de San Isidro.


Se trata de un edificio sencilo de apariencia moderna que no llama demasiado mi atención.

Desde allí, tomo la Calle Pozo Marcos para continuar por la Calle de Jose Domingo Ayuso y bordear la Iglesia Parroquial de San Andrés Apóstol por la Calle de la Iglesia.


Se trata de una iglesia construía entre los siglos XIV y XVI, cuya arquitectura da fé del paso de las órdenes militares, tanto por su fortificación, como por sus escudos.

Por último, termino mi visita en el Castillo de Villarejo de Salvanés.


Éste quizás sea el edificio más representativo de la localidad: la torre del homenaje de la fortaleza de la Orden de Santiago que hubo en su día. Como comentábamos antes, nace de la fortificación de la antigua atalaya musulmana. Su estructura, con base cuadrangular y ocho torreones la hace única en su clase.

Son las 17:50, y hemos recorrido unos 28 Km en las últimas 8 horas y media. Es hora de descansar en una terracita del pueblo y disfrutar sus fiestas patronales en honor a Nuestra Señora de la Vistoria de Lepanto.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...