lunes, 25 de julio de 2016

Dejándome caer por la casa del marqués

Qué encontrarás en esta entrada?
  • Experiencia de mi visita al Museo Cerralbo.
  • Un poco de historia del museo y el marqués.
  • Fotos de la exposición. 


Ayer estuvimos en el Museo Cerralbo, museo que recopila la colección del Marqués de Cerralbo, Enrique de Aguilera y Gamboa.

Enrique de Aguilera y Gamboa vivió desde 1845 a 1922, y fue un Grande de España, es decir, perteneció a uno de los estratos más altos de la aristocracia de la época, sólo por debajo de la figura del rey y los infantes. De afán coleccionista, tras su muerte, gran parte de sus piezas de arqueología fueron donadas al Museo Arqueológico Nacional (muy recomendable también su visita). Otras, junto con su palacio de la calle Ventura Rodriguez, fueron donadas al estado siendo origen del museo que ahora nos ocupa, el cual abrió sus puertas en 1944.

En vida fue un político carlista, arqueólogo, historiador e incluyo escribió poesía. Como arqueólogo, financió varias excavaciones españolas y facilitó las investigaciones de científicos extranjeros en en país, llegando a obtener cierto reconocimiento a nivel internacional por sus trabajos en este campo.

El Museo Cerralbo es una visita  por su palacio. Más que valorarlo como "museo" en sí, para mi su interés reside principalmente en el retrato de cómo vivía la alta aristocracia de la época.

Nada más entrar, su recibidor nos abruma con una sobresaturación de ornamentación que será la marca de la residencia. Una lujosa escalera, bustos, enormes cuadros, lámparas de araña, columnas, elaborados capiteles, esculturas, escudos heráldicos, etc.





El lujo no nos para de perseguir durante toda la visita. Llaman la atención los sofisticados relojes que hay por toda la casa en funcionamiento.





Son relojes que aún hoy se mantienen en perfecto estado funcional, de distintas tecnologías, con elaborada mecánica en muchos casos a la vista (como era propio del s.XIX).

Como hemos comentado, el marqués era arqueólogo y aficionado al coleccionismo, por lo que no debe sorprender que podamos ver en su casa grandes colecciones con varias salas dedicadas a la arqueología y las antigüedades tanto de origen nacional como más exóticas.






También cuenta con una interesante armería donde podemos encontrar armaduras, espadas y antiguas armas de fuego, entre otras cosas.


Como he comentado al principio, más que como "museo" yo lo veo como una residencia con  un enorme valor en lo referente al retrato de las clases altas de la época. Lo que a mi juicio lo distancia de un "museo" es especialmente la clasificación y exposición de los objetos. Si bien ha quedado constancia en la historia de los nuevos métodos de catalogación que introdujo el aristócrata en el proceder de la arqueología española, no parece haberse trasladado el mismo rigor a la actual exposición que se muestra en su palacio. Esto se hace especialmente patente en la armería, donde aparenta haber piezas de excepcional interés expuestas en partes poco visibles, amontonadas y sin una clara catalogación.

Estancias que parecen decoradas con el esmero de una iglesia, con lienzos murales pintados a mano representando escenas costumbristas u oníricas, nos roban la atención en este punto de la visita.





Sin embargo, la joya de la corona es el salón de baile. Sus techos están decorados con impresionante detalle, conteniendo incluso una imagen del propio marqués bailando. Dichos detalles, junto con las luces, se reflejan en los múltiples espejos, todo ello bañado por el dorado predominante en la sala que hace de ésta una estancia con un ambiente único.





Si bien, por decir algo menos positivo, es cierto que se me antoja un tanto pequeña para la grandeza en general de la residencia.

En resumen, una visita bastante interesante que nos transporta al lujo con el que vivía la alta sociedad de la época. Es para el viandante tan realmente sorprendente lo que se oculta tras las paredes de este singular edificio madrileño, que debería ser visita obligada para todo curioso.

____________________________________________________________

Fuentes:
____________________________________________________________

lunes, 18 de julio de 2016

Rincones ocultos de arte urbano en Alcalá

Qué encontrarás en esta entrada?
  • Imágenes de arte urbano.

Recientemente he pasado a considerar cierta localización como de interés fotográfico. He estado investigándola un poco antes de irme allí con todos los bártulos, para evaluar si merece la pena y hacer una primera toma de contacto, analizar los accesos y el valor de su contenido. En mi visita preliminar me he llevado una grata sorpresa al toparme con una interesante colección de arte urbano que me gustaría compartir con vosotros, si bien me reservo la posibilidad de realizar otra entrada enfocada más a la arquitectura en sí más adelante.








Como veis, algunas de estas imágenes están cargadas de gran simbolismo, envueltas en cierto manto de oscuro misticismo, con claras alusiones al satanismo y la brujería. El significado de otros símbolos que aparecen no son tan claros para mi.

En cualquier caso, una muestra de creatividad oculta ante nuestros propios ojos. A la vista y al mismo tiempo camuflada al monótono transcurrir de nuestras vidas.

domingo, 22 de mayo de 2016

Las Lagunas del Raso

Qué encontrarás en esta entrada?
  • Ruta desde Torrejón de Ardoz a las Lagunas del Raso.
  • Fotos.

Este fin de semana ha tocado dar una vueltecilla por Mejorada del Campo y Velilla de San Antonio hasta las Lagunas del Raso. Aunque pasamos por el borde de ambas poblaciones, debido a lo largo del recorrido, decidimos no adentrarnos en ellas, perdiendo la oportunidad de visitar, por ejemplo, la cercana Catedral de Justo.

La ruta seguida fue la siguiente:


Tras bastantes horas de un calor agotador, y casi 34 Km a nuestras espaldas, algún tipo de error ocasionó que se borraran todas las fotos del viaje (¡ouch!). Gracias a PhotoRec, como ya contáramos en Astaroth's Photography Blog, he podido recuperar algunas de ellas, que os traigo a continuación.











Las Lagunas del Raso son una de las señas de identidad de Velilla de San Antonio. Localizadas en las proximidades del río Jarama a su paso por la localidad, son fruto de la actividad minera y hoy en día están considerados humedales protegidos con un gran valor natural debido a su avifauna.

Salvo este húmedo zénit, el resto del camino resultó ser bastante árido y caluroso, dándonos alguna sorpresa desagradable a la vuelta debido a las horas acumuladas de sol. Una ruta interesante que hubiera sido bastante más prudente realizar un día de menos calor.

Pese a ello, nos deja fotografías interesantes (una lástima por las que se perdieron) y el descubrimiento de una nueva ruta más corta y sin tramos de carretera (la ruta que utilizamos a la vuelta, marcada en el mapa).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...