domingo, 19 de julio de 2020

Paso a Paso: Torres - Valverde - Villalbilla

¿Qué encontrarás en esta entrada?
  • Ruta por Torres de la Alameda, Valverde de Alcalá y Villalbilla.
  • Fotos del camino.
  • Crónica del paseo. 

En la excursión de hoy parto desde Alcalá de Henares para visitar Torres de la Alameda, Valverde de Alcalá y Villalbilla, volviendo después al punto de partida. Acompáñame en este nuevo viaje por la Alcarria de Alcalá.


Son las 06:20 de lo que promete ser una calurosa mañana de julio. Sin embargo, la noche ha sido bastante fresca, hasta el punto de decidir llevarme algo de abrigo para las primeras horas. Parto de Las Naves, el centro juvenil de los Salesianos donde empiezo casi todas mis rutas. El motivo es que es el límite entre la parte urbana de Alcalá y la parte que podríamos llamar más natural. Mi intención es subir la cuesta del Zulema, una carretera de montaña que lleva a las urbanizaciones cercanas al cerro homónimo. Para ello, decido meterme por el túnel que conecta el histórico (y, por desgracia, destruido) Molino de los García (al que llaman "La Casa del Loco") con el área recreativa de La Isla y el Val (conocida popularmente como "La Chopera").


De esta manera, puedo desviarme por el nuevo puente del Zulema (un puente de madera construido sobre el antiguo puente de piedra) y llegar a la cuesta del Zulema, a la altura del Cementerio Jardín, sin cruzar carreteras de noche con el peligro que entraña. Y es que no amanecerá hasta las 06:57, siendo el crepúsculo ahora mismo, a las 06:25.

La cuesta del Zulema sube desde los 577 msnm a los 696 msnm. Para el peatón, no conviene seguir el serpenteo de la carretera, sino que es mejor coger los pequeños caminos que recortan cada una de las curvas, con lo que la distancia recorrida en esta subida es de unos 1,2 Km.


Una vez arriba, el camino vuelve a ser relativamente llano y la cazadora deja de ser necesaria. Según voy caminando por la Calle Mallorca, dejo a mi derecha la urbanización Zulema y, a la izquierda, la de Peñas Albas. Hace una temperatura agradable para la marcha y casi no me he encontrado con nadie: sólo unos pocos coches que regresan de fiesta a las urbanizaciones.

A las 07:00 llego a la rotonda de la M-300. Lo mejor a partir de aquí es ir por el lado izquierdo de la carretera, ya que hay un camino cercano a un feo muro de insonorización que protege a la urbanización adyacente. El lado derecho da a los campos de cultivo, más bonitos a la vista pero con menos espacio para caminar.


Un poco más adelante, el camino se aleja de la carretera y empiezo a ver bastantes conejos. Llego al límite entre los municipios de Villalbilla y Torres de la Alameda, que está marcado con una valla. Una apertura en esa valla da acceso a la Colada de Alcalá a Torres y Nuevo Baztán, que lleva casi directa al pueblo de Torres de la Alameda.

Siempre me ha parecido muy agradable este camino: relativamente llano, con vistas a los campos de cultivo y bastante directo a su destino. En cierta parte del trayecto hay que cruzar las vías del AVE, pero se realiza sin problemas a través de un túnel peatonal. También hay que pasar el arroyo de Anchuelo, pero el camino pasa por encima de él sin mojarnos (la única pega es el olor fangoso que trae).





La fábrica de alimentos Transati marca el final de la senda. A partir de ahí hay que continuar por la M-220. A la izquierda quedan las ruinas de una imponente fábrica de cerámica del "triángulo del ladrillo". Siempre me ha llamado la atención, pero como ya la hemos visto muchas veces (por ejemplo aquí, o en esta otra ocasión), decido centrarme esta vez en el camino. Si me mantengo a la derecha, un camino paralelo a la carretera que parece para el acceso a los campos me lleva casi hasta el pueblo.


Son las 08:10 y llego a la Parroquia de la Asunción de Nuestra Señora de Torres de la Alameda, una bonita iglesia del s.XVI.


Desde allí, me dirijo ahora por la Calle Angustias hasta la Ermita de la Soledad (no confundir con la Fortaleza de la Soledad... perdón por la broma). Esta ermita, coetánea de la iglesia anteriormente mencionada (s.XVI), tiene un par de particularidades. La primera es que conserva una estela romana del s.II (perteneciente a Domitia Fuscina) como parte de su estructura (una lástima haberme enterado de esto con posterioridad a la excursión porque, de otra manera, os habría traído foto). La segunda es que contiene una de las copias mejor conservadas del la Sábana Santa. La Casa de Saboya fue la encargada de preservar el Sudario de Turín hasta 1983, momento en el que pasó a manos de la Santa Sede. A partir de 1506 se establece la festividad "Ineuco Crucis" para 4 de mayo, con el objetivo de venerar la reliquia, lo cual causa que se hagan distintas copias de la misma que se reparten por todo el mundo. La de Torres de la Alameda se "santificó" por contacto con la original de Turín el 3 de mayo de 1620 (en la víspera del Ineuco Crucis). Como pequeña maldad, indicar que, según la wikipedia, los estudios datan a la túnica original no antes del s.XIII. Podéis ver más información sobre la Ermita de la Soledad en Todo Sobre Madrid.


Pasada la ermita, sigo por la Calle de los Ángeles. Se trata de 5 Km de camino por el valle del Arrollo de Pantueña, formado entre dos sistemas de cerros.


Quizás sea por el calor: a penas son las 09:00, pero ya aprieta y hay pocas sombras (con la excepción de algún pequeño oasis puntual), pero el camino se me hace un poco monótono en esta parte.






En la última foto se puede ver una extraña construcción en ruinas. La verdad es que es lo suficientemente intrigante como para volver otro día allí. Os dejo abajo la imagen por satélite.


A eso de las 09:30 llego a Valverde de Alcalá. Se trata de un pequeño pueblecillo de unos 400 habitantes oculto entre los cerros. La tradición indica que originalmente se llamó Quejo, pero que una epidemia de peste obligó a trasladar a la población a su actual ubicación. Me dirijo primero a la Iglesia Parroquial de Santo Tomás Apóstol, una pequeña iglesia del s.XVI.


También visito su ayuntamiento (esta vez, sin yarn bombing).


Tras lo cual, continuo mi camino. Hay una fuerte cuesta desde los 730 msnm en los que empieza la vía pecuaria a los 812 msnm de Pajares (punto máximo de la ruta). Entre ambos, hay 1 Km de distancia. Desde allí se va bajando (hay algún tramo algo complicado por la elevada pendiente y el mal estado del camino) hasta que llegamos a la próxima Villalbilla.



No me entretengo demasiado aquí y voy por el cementerio camino al Cerro Gordo con la intención de evitar en la medida de lo posible la carretera.





Bastante antes de llegar al conocido cerro de Villalbilla, me desvío por el camino de la izquierda, pasando entre campos de olivos hacia el Polígono Industrial los Bordales. Allí se pilla un pequeño tramo de asfalto, pero no pasan casi coches y en seguida se llega de nuevo a un camino de tierra. El Camino del Charco (nombre que parece especialmente irónico un día como hoy) lleva entre cultivos al túnel para cruzar las vías del AVE.



Son las 11:15 y el calor es infernal. Aprovecho la sombra que da el puente para descansa un poco y beber algo de agua. He traído 3 litros que han ido bajando a buen ritmo. Cuando recupero fuerzas, sigo el último tramo que me llevará, tras cruzar la M-213, al Portillo de Anchuelo que da paso al parque Los Cerros de Alcalá.




Una vez llegado al conocido como "Parque Natural", guardo la cámara y me dirijo a su entrada principal, continuando finalmente hacia el punto de partida y finalizando la ruta.


Un paseo de más de 26 Km y visita a tres municipios de la Alcarria Complutense que probablemente marque el final de la temporada estival debido a las altas temperaturas. Os dejo abajo la ruta interactiva (de donde he sacado los gif's) por si queréis jugar con ella.


¡Nos vemos cuando el calor lo vuelva a permitir!

jueves, 16 de julio de 2020

Vuelta a Alcalá II

¿Qué encontrarás en esta entrada?
  • Excursión por Anchuelo, Santorcaz y Los Santos de la Humosa.
  • Fotos del camino.
  • La crónica del paseo. 

En mi última entrada comentaba que no acostumbraba a hacer una publicación en el blog por cada pequeño paseo que dé. Sin embargo, últimamente he estado bastante motivado con ello, por lo que me temo que voy a contradecirme un poco.

El fin de semana pasado me di una vuelta por Alcalá... de manera bastante literal. ¡Dentro mapa!


Si sois seguidores del blog y tenéis buena memoria, recordaréis que hace un año publicaba un paseo muy similar: una ruta circular que bordeaba Alcalá de Henares pasando por los cercanos municipios de Anchuelo, Santorcaz y Los Santos de la Humosa. Las diferencias con esta ocasión son sutiles y las iré comentando.

Tras atravesar el Parque Los Cerros de Alcalá, saliendo por el Portillo de Anchuelo, el Camino de la Barca da paso a un paisaje de campos de cultivos.





El sol termina su tímido despertar en este trayecto, proyectando sus sombras suaves y alargadas. Algo más adelante llegamos a Anchuelo.


Su Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena (s.XV) no es demasiado fotogénica, aunque buena culpa de ello la tienen los árboles de la plaza. Esto es ya una diferencia con respecto a la ruta original de 2019, ya que entonces no entré en Anchuelo, bordeándolo en su lugar por el camino que lleva a la Ermita de la Virgen de la Oliva. En la versión de 2020 subo hacia el Cerro del Colmenar, lo que me permite disfrutar de las vistas (si os fijáis bien, veréis incluso "un castillo").




Arriba, por el Camino de Villalbilla, me encuentro con más campos de cultivo en lo que llaman las Eras de la Llana. Allí veo cosas curiosas, como unos campos de lavanda o la Ermita del Rocío.





Siguiendo el camino, llego a Santorcaz, de lo cual, lo más destacable creo que es su Parroquia de San Torcuato (s.XVI).


En la versión del 2019 llegué a este mismo punto, pero desde la carretera (más desagradable en mi opinión) en lugar de por el monte. Sin embargo, desde aquí a Los Santos de la Humosa tengo que pillar un poco de la M-226. A diferencia que en 2019, en este caso la aplicación Garmin Connect (que utilicé para diseñar la ruta) me descubrió una alternativa al asfalto metiéndome por el Parque Forestal La Dehesa de Santorcaz.

Esta alternativa evita la carretera desde este punto a Los Santos de la Humosa, pero tiene a cambio una buena subida por un pedregoso camino que desemboca en un estrecho sendero de cardos. Supongo que entre que te atropelle un coche o acabar con las piernas arañadas, la segunda opción parece menos mala. Un poco más adelante el camino se ensancha y se vuelve más agradable.




Como curiosidad, en este tramo paso por encima del túnel por el que va el AVE. Un poco más adelante llego a Los Santos de la Humosa, con su imponente Iglesia de San Pedro.


Desde aquí, bajo por el también llamado Camino de la Barca, el cual no tiene ninguna sombra y es una auténtica tortura recorrer a medio día en verano.






Para cuando llego al Centro Comercial La Dehesa, estoy al borde del golpe de calor, pero ya queda sólo la parte más fácil: regresar por ciudad a mi barrio.

Os dejo el mapa interactivo en 3D de la aventura.


¡Hasta el próximo paseo!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...